viernes, 8 de febrero de 2019

Swatch se sale por San Valentín

Creo que alguna vez en estos años ya lo he comentado, no soporto llevar reloj, es como si esa cajita controlara mi vida. Por ese motivo, en cuanto llego del trabajo me lo quito y de repente me siento como liberada. Aunque lo mío con el control va mucho más allá, son incontables las veces que he olvidado el móvil en casa, estoy convencida de que no soy nada adicta a ese aparatito, porque a veces no me doy cuenta hasta al cabo de horas.

Aquí mis dos amores anteriores

Dicho esto, adoro los relojes en sí. Ya sé que parece contradictorio, supongo que una vez acepté que lo necesitaba para trabajar, decidí que tenía que sentir verdadera pasión por aquellos relojes que eligiera. La verdad es que se ha convertido en un complemento más de mi vestimenta, mucho más importante que otros accesorios. Por ello, cada vez que se acerca San Valentín no puedo evitar echar un vistazo al nuevo modelo que saca Swatch, y a pesar de que a mí esa fecha nunca me ha dicho mucho, aprovecho para machacar al pobre roncador con imágenes, mensajes e indirectas variopintas que lo llevarán irremediablemente a acercarse a la tienda... también tengo que reconocer que ahora hacía años que no se lo hacía, porque hubo un modelo del que me quedé prendada, pero recientemente dejó de funcionar y mi corazoncito no es de piedra ante las novedades que nos presenta esa magnífica marca. Y ahora, además, si lo compras online tienen envío express gratuito hasta el 11 de febrero.

Roncador de mi corazón, ahí te dejo el enlace
para que no se te pase. (Y voy y hago un pareado).

Y aquí mi nuevo amor. Todos son parecidos (que el tema amor tampoco da para tanto), y a pesar de ello me gusta más que los demás. Si es que incluso tiene corazoncitos en la correa, no puede ser más kitsch.

2 comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...